CARLINO

Es un perro de gran encanto, que combina dignidad e inteligencia. Siempre equilibrado, se distingue por ser un perro alegre y vivaz.

El Carlino presenta una constitución cuadrada y achaparrada. De pequeñas proporciones, se caracteriza por su forma compacta y fornida así como por sus firmes músculos.

El Carlino presenta al andar un característico balanceo en los cuartos posteriores; las extremidades anteriores se lanzan hacia adelante con fuerza, mientras las extremidades posteriores se mueven libremente.

Cabeza: fuerte y redondeada, no debe presentar forma de manzana.

Orejas: delgadas, pequeñas, suaves, con un tacto de terciopelo. Se distinguen dos tipos: “oreja en forma de rosa”, una oreja pequeña, que cuelga y se dobla hacia atrás para mostrar el conducto auditivo externo; y “oreja en forma de botón” una oreja que se pliega doblándose hacia adelante, con la punta pegada al cráneo.

Cuerpo: corto y compacto. La línea superior es horizontal, no debiendo ser ni cóncava ni inclinada, el pecho es ancho, con buenas costillas.

Cola: de inserción alta, enroscada muy ceñidamente sobre la cadera, incluso se prefiere la presencia de enroscadura doble.

Color: plata, albaricoque, leonado o negro.

Pelo: fino, liso, suave, corto y brillante. No debe ser áspero ni lanudo.