CHIHUAHUA

El Chihuahua es un perro diminuto aunque muy duro. Es un perro vivaz, valiente y alerta, con un cuerpo compacto, que despliega una gran rapidez. Tiene varias características propias: una cabeza en forma de manzana, una cola de longitud moderadamente larga y que la porta alta, arqueada o en semicírculo con la punta dirigida hacia el lomo. Su intuición le permite anticiparse a aquellos que le rodean, gracias a su curiosidad innata y su carácter muy batallador, es un perro que ha de decir la última palabra, incluso cuando se enfrenta a perros de mayores proporciones.

Con todo, el Chihuahua es un perro de compañía ideal.

Es el pero más pequeño que el hombre ha criado desde principios del siglo XX y, cien años después, su popularidad continua incrementándose en todo el mundo. Paradójicamente, Chihuahua, de donde proviene su nombre, es el estado más grande de Méjico.

Cabeza: bien redondeada, en forma de manzana, lo que constituye una característica distintiva en su raza.

Orejas: grandes, erectas y desplegadas. Anchas en la base, se estrechan gradualmente hacia la punta redondeada.

Cuerpo: compacto y bien constituido. La línea superior es recta. La cruz esta poco marcada. La espalda es firme y corta. El lomo es muy musculoso. La grupa es ancha y fuerte.

Cola: la forma con la que porta la cola constituye una importante característica; en movimiento, la porta alta, formando un circulo o semicírculo, con el extremo dirigido hacia el lomo, rasgo que dota al conjunto de mas armonía.

Color: se permiten todas las tonalidades y combinaciones de colores.

Pelo: dos variedades, corto y largo.