PASTOR ALEMÁN

Perro de gran utilidad para toda la humanidad.

Un perro con temperamento equilibrado, de nervios firmes, seguro de sí mismo, muy desenvuelto y, a menos que se le provoque, completamente inofensivo. Asimismo, es dócil y en todo momento se mantiene alerta.

Debe ser valiente, con un carácter tenaz e instinto de lucha, características que le hacen un perro apropiado como animal de compañía, como pero guardián y de protección, o como perro de pastoreo.

Es un perro mediano de tamaño mediano y constitución robusta, de cuerpo ligeramente alargado , fuerte, de buena musculatura y magro.

Tanto el comportamiento como el carácter constituyen factores críticos para este perro de trabajo y se servicio.

Cuando trota de forma tranquila y fluida lo hace con la cabeza hacia adelante y la cola ligeramente levantada, formando una suave línea curva que se extiende de forma ininterrumpida desde las orejas, pasando por el cuello y el lomo, hasta la punta de la cola.

Cabeza: en forma de cuña y proporcionada con el resto del cuerpo, sin que parezca tosca ni muy alargada. De rasgos bien definidos y de apariencia general seca, la cabeza es ligeramente ancha a la altura de las orejas.

Orejas: de tamaño mediano, erectas, simétricas, sin colgar a los lados, y puntiagudas. El pabellón esta dirigido al frente.

Cuerpo: la línea superior se extiende sin interrupción desde la implantación del cuello sobre la cruz, bien definida, hasta el lomo, que se inclina ligeramente hacia la grupa. El lomo es amplio, bien desarrollado y musculado. La espalda es firme, robusta y musculada.

Cola: alcanza al menos el corvejón, pero sin sobrepasar la mitad del metatarso. Tiene el pelo ligeramente más largo en su parte inferior.

En reposo, cuelga con una ligera curva. Cuando el perro está activo o excitado levanta la cola, pero sin sobrepasar la línea horizontal.

Color: negro con marcas de color café rojizo, marrón, amarillo, o incluso gris claro; totalmente negro o gris, con sombreado oscuro; cuarto trasero y máscara de color negro.

Pelo: corto, con subpelo. El pelo de cobertura debe ser lo más denso posible, recto, áspero y pegado al cuerpo.